19 ene. 2013

Al mal tiempo, una sonrisa




Andaba yo buscando, en esta atormentada tarde de sábado, una historia inspiradora para ilustrar este post. Pretendía apartar por un momento de mi mente, al protagonista indiscutible de la semana, el señor Bárcenas, ex tesorero del Partido Popular, y la mano negra que mecía el dinero en Suiza. Un robo a mano armada, en el que las víctimas, una vez más, hemos sido las últimas en enterarnos.

Pero, como decía, buscaba yo otra clase de historia, de esas que te despierta una sonrisa en el rostro, que te hacen olvidar de la corrupción reinante, y la avaricia incesante, de hombres y mujeres, que buscan en la política su mejor alianza para lucrarse, y no, para defender los derechos para con los ciudadanos...

Así, volviendo al hilo de la historia, (la de la sonrisa, no la de la avaricia), encuentro a ANTONIO, y por un momento, olvido, sonrío, me emociono y me digo: estas son las cosas que le hacen a uno darse cuenta, que merece la pena creer en la capacidad humana, aunque para ello, tengamos que ignorar a la incapacidad política.

Antonio, es un niño de 5 años, que vive pegado a una silla de ruedas, sin apenas movilidad, pero con unas ganas tremendas de vivir, para poder ir al colegio, como cada día, y disfrutar del cariño de sus amigos.

He decidido dedicar este espacio a una sencilla historia personal, con altas dosis de emoción, superación y sobre todo, admiración. Admiración hacia Antonio, y también, hacia sus compañeros y profesores, que con esfuerzo, han conseguido trasformar una situación atípica, y teñirla de optimismo, y sobre todo, normalidad.

Os invito a disfrutar de esta pequeña gran historia…

2 comentarios:

  1. Te he concedido el premio Liebster de los Blogs Anna!! Enhorabuena!!!

    Lo puedes ver aquí: http://refasion.blogspot.com.es/

    Me encanta que escribas!!!

    Tú también puedes dar más premios Liebster!! Contesta a las preguntas en tu blog y selecciona más!!

    Un beso guapa!

    ResponderEliminar