13 ene. 2013

Grata Ruptura


“Una ruptura a tiempo, es una victoria infinita” Anna Alonso.


¡RUPTURA!, pero que culpa tendrá la pobre ruptura de estar asociada a hechos negativos. Ya lo dice la RAE en su definición: Acción y efecto de romper o romperse / Rompimiento de relaciones entre las personas.

No pretendo cuestionar la valía de dicha definición, (que me perdone la RAE), pero a mi parecer, creo que resulta de algún modo incompleta. Sí, incompleta. Pues ha quedado constancia en la Historia, que las grandes creaciones surgidas, los valientes movimientos sociales, o las manifestaciones artísticas más admirables, son engendradas bajo el mismo aire dominante, la Ruptura. 

Os lo demuestro:

El impresionismo: esta corriente artística fue en su día duramente criticada. El motivo, una nueva forma de interpretar el mundo, en el que el realismo se desdibujaba, y  convertían al color, las luces, las formas, en protagonistas de su arte. La sinergia de sus componentes, convirtieron al mero retrato, en un cúmulo de impresiones, subyacentes del propio pintor, para ser interpretadas por el propio espectador. Así nacía el impresionismo, de esa ruptura con el realismo de la época, comúnmente establecido e impuesto, en el París del siglo XIX.



Los impresionistas, Monet, Renoir, Manet, Pisarro, entre otros, valientes y fieles a sus principios artísticos, no cesaron en su intento por ser comprendidos, por ser admirados, por ser valorados. 

Cansados del rechazo continuo de sus cuadros en el Salón, (lugar de culto de grandes artistas, en el que un jurado decidía los cuadros aptos para ser expuestos), los jóvenes impresionistas crean “El Salón de los rechazados”, (apto para atípicos artistas de la época) que en su día llegó a tener incluso más afluencia de público. Así, de aquella grata ruptura, de aquel nuevo modo de imaginar el arte, podemos hoy día dejarnos impresionar, por su impresionante  impresionismo. 


Renoir, El almuerzo de los remeros, 1881


Manet, El almuerzo sobre la hierba, 1863

Monet, Impresión sol naciente


Otro ejemplo de ruptura, esta vez más reciente. Jimmy Wales, creador de Wikipedia, quien en su día fue un visionario, y creyó que el conocimiento no debe estar confeccionado por unos pocos, sino por muchos unos. Su ruptura con las enciclopedias, las olvidadas Encartas, y los libros de autor, nos ha llevado a la democratización del conocimiento.



Pero si de innovación toca escribir, no podía olvidarme al genio de Google, Larry Page, motor de búsqueda, intrínseco ya en nuestras vidas, o Bill Gates, el visionario de los pc, o Mark Zuckerberg, joven creador de Facebook.


Así, a mi modo de ver, Ruptura, puede ser definida también, como: punto de inflexión para la superación, el progreso, la elevación personal. 

Creo firmemente, que las rupturas bien elegidas, bien meditadas, y realizas en el momento justo, nos hacen ganar. Atrévete a romper. 


“Una ruptura a tiempo, es una victoria infinita” Anna Alonso, ruptureando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario