4 abr. 2013

Receta para salir airoso de una crisis post-vacacional





Los plácidos y reconfortantes días festivos han llegado a su fin. Sí, así es, un año más, despedimos la festividad de Semana Santa con las miras puestas en el verano. Vivimos pues, lo que comúnmente se hace llamar crisis post-vacacional

Se trata de un estado transitorio, en el que tu cuerpo está presente, pero tu mente deambula aún en el recuerdo del pasado.
Es un hecho normal, institucionalizado diría incluso, un mal-común que todos sentimos cuando la rutina irrumpe en nuestra vida sin haber sido invitada.

Pero qué decir amigos, c'est la vie.

Es por ello que en el post de hoy, he querido hacer un guiño a todos esos estados depresivos transitorios, y recetaros una dosis extra de felicidad y optimismo.

Aquí os escribo algunas recetas sencillas para sanar heridas.

Ama lo que haces.
Siéntete afortunado con la labor que desempeñas.
Cree en ti mismo.
Márcate objetivos.
Rodéate de tu familia, de tus amigos, de tu gente.
Busca espacios y lugares que te impresionen, que te gusten, que te hagan disfrutar.
Ríete sin motivo. 
Desconecta la televisión. La dosis de pesimismo está más que cubierta.
Empápate de cultura. Despierta tus sentidos. Motívate.
Realiza aquello que te horroriza. No existe mejor gratitud que superar nuestro propio límite.
Aprende a tener momentos para respirar y desconectar.
Piensa por ti mismo.
Siéntete afortunado de estar aquí hoy. 

Porque amigos, la vida es un viaje con billete de vuelta, en ti está aprovechar y disfrutar el camino de ida.

Be happy, always :)

Disfrutad con este video. Espero que al final de este día, la crisis post-vacacional sea un mero recuerdo del ayer. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario