26 abr. 2013

Pilotar nuestra vida


“El mundo global aumenta el miedo a la insignificancia” Carlo Strenger.


 Arranco el post de hoy con esta reflexión. Tras realizar una inmersión por la temática de la insignificancia en las personas, os muestro a un experto en la materia.






Carlo Strenger, psicólogo de la Universidad de Tel Aviv, estudió durante años la tendencia generalizada de la insignificación entre las personas, acrecentada por la imagen diluida de nosotros mismos entre la multitud exitosa.

Según el propio Strenger, el miedo a la insignificancia tiene su origen en la sobreexposición a los medios, y la proyección que estos realizan para enfatizar la figura de personajes con éxito y fama a nivel mundial. Personas que alcanzan su meteórica carrera rápidamente, en la juventud o adolescencia. 

Casos como el creador de Facebook, Mark Zuckerberg,  o el adolescente Justin Bieber, o Lady Gaga, que ya figuran entre los más ricos e influyentes del mundo.  Se convierten en un espejo donde querer reflejarse.  Referentes de nuestra vida, y de nosotros mismos. 

Esta tendencia afecta también a personas más adultas, que ven en Steve Jobs, una eminencia empresarial. Un visionario de la tecnología. Un profeta de la sabiduría. Y por tanto, ansían aspirar a ser como él, alcanzar su éxito.

¿Qué tienen en común todos estos casos? La COMPARACIÓN. Así es. Sin darnos cuenta, caemos presas de la tendencia del hombre de hoy, compararnos con personas exitosas. Esta imagen de fama, de riqueza y felicidad perpetua, es fomentada a través de los medios de comunicación, que buscan alcanzar máxima audiencia con personajes que la sociedad demanda, y admiran.

¿Y qué ocurre cuando no llegamos a ser como ellos? FRUSTRACIÓN.  Y es aquí, cuando la ANSIEDAD y la DEPRESIÓN cabalgan a sus anchas entre las personas.

La gran mayoría de nosotros, puede que nunca salgamos por televisión, puede que nuestro rostro no sea el más guapo, ni puede que nuestro blog sea el más leído, ni puede que nuestra voz sea la más escuchada, ni nuestra sonrisa la más blanca, ni nuestro cuerpo el más esculpido…Muchos puedes pueden suceder



Como bien explica Carlo Strenger en su libro, “El miedo a la insignificancia: buscando el sentido en el siglo XXI”, establece que la auto-realización pasa por sentir que uno está viviendo de manera AUTÉNTICA su propia vida”. Y para alcanzar esa estadio de plenitud vivencial, uno no requiere de sobredosis de comparación y auto-engaños.

 Para ilustrar estas palabras, os he traído la experiencia de MARÍA DE VILLOTA.



Su rostro se hizo más conocido aún, tras el accidente sufrido en Duxford. Allí, la joven piloto, envuelta en en amasijo de hierros, en densidad de humo y  en conmoción, volvió a nacer.

Nacida en 1980, pronto su afán de superación y su carácter, la llevaron a convertirse en la primera mujer española en la F1. También en ser la primera mujer en competir en el Mundial de Turismos, WTCC. Muchas primeras veces en ser primera.

Pero esta afán de alcanzar primeros puestos, quedó truncado el día que según ella, “volvió a nacer”.  Así es. Tras sufrir aquel aparatoso accidente, que apunto estuvo de costarle la vida, María se reinventó así misma. Atrás quedó esa mujer que luchaba por ganarse el respeto en un mundo pilotado, en su mayoría, por hombres.



“Desde que sufrí el accidente mi escala de valores ha cambiado radicalmente. Para ser feliz no se necesita demasiado, tener salud y estar rodeada de tu familia, es suficiente para disfrutar plenamente de la vida, que es un REGALO”.

El consejo que De Villota ofrece tras su re-nacimiento es el de “seguir a vuestro instinto. Convendría parar el motor para conectar con la realidad y saber lo que realmente uno quiere, y cuando lo encuentre, seguir sin miedo”.

“Me siento mucho mas llena con lo que antes me parecía insignificante”. María dedica gran parte de su tiempo a ayudar a enfermos neuromusculares mitocondriales. Sabe que ha cambiado, pero ahora, por vez primera, María siente felicidad plena en su vida.

Espero que este ejemplo vivencial os sirva para deteneos por un momento, y pensar si el camino que estas siguiendo, os hace sentir plenamente feliz. Si no es así, permítete dar la vuelta, y emprender uno nuevo.

Be happy :) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario